La apariencia no es sincera

Acorralado, entre tu futuro y mi pared. / Cuestionando cada una de las frases, ¿sabes? / Nunca estuviste en la canción. / Pero, tan dulcemente te entregaste… / Y te oigo decir: // «Dame tantas rosas como espinas me clavé. / No encajo bien tus bromas, ¿por qué serás tan cruel? / Dame tantas rosas como espinas me clavé. / Tan fácilmente explotas, ¿qué infierno te posee?» // Extrayendo poco a poco todo de mis venas. / Tus agujas pellizcan suave la piel. / ¿Sabes? nunca hubo una droga peor, / Pero, esta vez, tampoco te escuché… / Y más de uno gritó: // «Dame tantas rosas como espinas me clavé. / No encajo bien tus bromas, ¿por qué serás tan cruel ? / Dame tantas rosas como espinas me clavé. / Tan fácilmente explotas, ¿que infierno te posee?» / Podrías pensar lo peor, / Que la apariencia no es sincera, no. / Pasadas las noches en vela, / ¿Será una condena de amargo sabor? / Podría perder el control / Con apariencia embustera, ¿o no? / Pasadas las noches de espera / ¿Merezco que arda el corazón? // Acobardado, ahora callo en alto antes de huir. / No resulta sencillo ser fiel a la conciencia. / ¿Sabes? nunca pesadilla me intimidó. / Si yo no escogí .¿quién fue el que decidió? / Y te oigo decir: // «Dame tantas rosas como espinas me clavé. / No encajo bien tus bromas, ¿por qué serás tan cruel? / Dame tantas rosas como espinas me clavé. / Tan fácilmente explotas, ¿qué infierno te posee?» / Podrías pensar lo peor, / Que la apariencia no es sincera, no. / Pasadas las noches en vela, / ¿Será una condena de amargo sabor? / Podría perder el control / Con apariencia embustera, ¿o no? / Pasadas las noches de espera / ¿Merezco que arda el corazón?